Make your own free website on Tripod.com
Para alcanzar un perfil creativo se necesitan habilidades y actitudes que no son necesariamente innatas. Todos, bajo determinadas condiciones, innatas o propiciadas por el entorno, podemos llegar a creativos. Un espíritu creativo se cultiva con esfuerzo y voluntad. Una persona creativa es: Inconformista, tolerante, imaginativa; muestra una gran voluntad para superar obstáculos y manifiesta una gran fluidez y capacidad para generar ideas Todo esto se logra con determinadas técnicas y mucha voluntad. La creatividad no es monopolio exclusivo de artistas y genios, también cada uno de nosotros podemos alcanzar altos niveles de creatividad que nos servirán para afrontar los avatares de la vida cotidiana, tanto a nivel profesional como personal.